Este app nos ayuda a hacer la crónica de la vida

0
45
Este app nos ayuda a hacer la crónica de la vida

Acabo de bajar Kronicle a mi iPhone y siento la impaciencia para estar en esa crónica de vida que me propone. Fotografiarme delante de la Casa Blanca, en el punto exacto donde tuvo lugar hace décadas una concentración histórica. O animarme a “Be the first to kronicle”, ser el primero en empezar una crónica visual en un punto de mi ciudad, en una esquina de mi comunidad para que otros acudan allí y creen una cadena de historias de ese momento, de ese lugar. El mismo lugar, la misma foto, personas diferentes en un tiempo diferente.

La aplicación es gratis para iPhone y pronto podrá bajar sea Android en el nuevo Kodak phone.

Detrás de esta iniciativa móvil, mezcla de tecnología y emoción doméstica, está un joven estadounidense con raíces venezolanas y orgullo guajiro llamado Jimmy Sylvester.

Formado en relaciones internacionales y economía, con una maestría en Administración Pública por Harvard, Sylvester —quien trabajó para el Banco Mundial durante un tiempo— lo dejó todo para unir tecnología y comunidad.

Jimmy Sylvester

“Cada Kronicle depende de toda una comunidad de personas para crecer”, dijo Sylvester que es co-fundador y CEO de Kronicle. “Nos emociona ver cómo gracias a esta app las personas se van a unir para construir algo especial. Es un terreno de juego que espera ser explorado”.

Porque no hay nada estático en Kronicle, esto no es un time-lapse. Aquí se provoca la colaboración que evoluciona con el tiempo en diferentes ubicaciones en todo el mundo. Por ejemplo, contribuye con una foto de la vista de tu hotel en Nueva York o únete a todos los que se están haciendo una foto pegando un salto delante de la Torre Eiffel en París. O uno a uno de tus amigos se pueden ir haciendo la misma foto de los mejores momentos de una boda, o para los que siguen causas más trascendentales la comunidad se puede unir para hacer la crónica de la erosión de la costa de San Francisco o de las protestas estudiantiles en Caracas, explicó Sylvester.

Ejemplo de foto histórica para traer al presente la historia con Kronicle

Se trata de utilizar la tecnología móvil con un propósito y con un claro espíritu comunitario. Tal vez la palabra clave de “aldea global” sea “aldea” y sin duda cuando comienzas un Kronicle en tu ciudad o en tu barrio algo crece de manera orgánica, local, una foto a la vez.

Una de las utilidades más interesantes —al menos para quienes amamos la historia— es el uso de Kronicle para traer al presente fotos del pasado.

Utilizando fotos de la Biblioteca del Congreso de Estados Unidos, de la Biblioteca Pública de Nueva York y otros archivos públicos, la aplicación ayuda al usuario a localizar el punto exacto donde fue tomada esa foto y tomar la misma foto desde el presente. Es un amanera de conectar la historia utilizando la tecnología moderna y acercando pasado y presente de una manera que puede ser fascinante para usos educativos e incluso periodísticos.

“Es como Pokemon Go en el sentido en que hay que caminar para descubrir el lugar, pero enl ugar de criaturas mágicas, se captura la historia en ubicaciones específicas”, explicó Sylvester.

Esta “cacería histórica” o “Then-And-Now photo hunt” sólo está disponible por el momento para Washington, DC, Nueva York, San Francisco y Londres. Pero se van uniendo más ciudades.

El app es fácil de usar, pero no se sigue a personas en Kronicle. El usuario sigue a Kronicle contribuyendo una foto, o sea, saliendo a la calle en busca de ese lugar a fotografiar. Para más información ir a http://www.kronicle.co o baja la aplicación a tu celular.